Retos del siglo XXI

Mantener la normal función del sistema nervioso

Evitar su deterioro cronológico o medioambiental es uno de los objetivos prioritarios de nuestro tiempo.

Investigación exhaustiva

Nuestro enfoque científico

En Labelic realizamos continuamente una investigación exhaustiva para seleccionar los mejores ingredientes.

Hacemos un seguimiento de los últimos estudios científicos y descubrimientos en el campo del envejecimiento para mejorar constantemente nuestros productos.

IMPRONAD contiene una combinación de nutrientes, NAD, trans-resveratrol y UMP en una fórmulación que ayuda a optimizar el metabolismo energético del sistema neurosensorial.

La vida tal como la conocemos no sería posible sin una molécula a la que llamamos NAD (Nicotinamida adenina dinucleótido). Es una sustancia extremadamente abundante en todas las células vivas que participa, entre otras cosas, en la generación de energía en las mitocrondrias a partir de los nutrientes.

Otra de sus funciones es el de “molécula señal” en la regulación de enzimas, lo que exige un alto consumo de NAD. Esta doble función es lo que la define como molécula clave en el metabolismo energético, sensorial y en la aparición de procesos degenerativos asociados a la edad.

Si nuestros niveles de NAD cayeran a cero, ¡nuestros cuerpos se apagarían en segundos!

Desafortunadamente, a partir de la madurez, nuestro cuerpo comienza a perder su capacidad natural para mantener el equilibrio en el metabolismo del NAD, ¡perdiendo hasta el 50% de nuestros niveles de NAD entre las edades de 40 y 60!

Esta disminución de NAD significa que con el paso de los años nuestras células no pueden producir el nivel de energía que necesitan para mantener nuestra salud, lo que resulta en una reducción significativa de la calidad de vida.

La biosíntesis de NAD regula no sólo la generación de energía sino la actividad de las Sirtuinas y otras proteínas necesarias para el mantenimiento celular.

Una forma de promover la disponibilidad celular de NAD es la administración de precursores tales como Nicotinamida (NAM), Nicotinamida Ribósido (NR) o Nicotinamida Mononucleotido (NMN) por vía oral.

Sin embargo, recientemente se ha demostrado que tanto NR como NMN, cuando son administradas por vía oral son transformadas en Nicotinamida (NAM) durante el proceso de absorción, por lo que la forma más adecuada de incrementar la síntesis de NAD es administrar directamente Nicotinamida.

Es un polifenol secretado por las plantas como respuesta a agresiones medioambientales que empezó a ser objeto de estudio al ser asociado a los efectos saludables del consumo moderado de vino tinto.

Posteriormente se demostró que tenía una acción mimética a la restricción calórica, ejerciendo una función protectora frente al envejecimiento al descubrirse su efecto activador sobre la síntesis de NAD junto a una acción activadora de la Sirtuina 1.

Coherente con lo anterior, la administración conjunta de Nicotinamida y Resveratrol ha demostrado tener efectos aditivos en el metabolismo energético.

Los fosfolípidos (fosfatidilcolina , fosfatidiletanolamina y fosfatidilserina) son el componente mayoritario de la membrana celular así como de las de la membranas interior y exterior de la mitocondria, lugar donde tiene lugar gran parte del metabolismo energético.

Los fosfolípidos proporcionan fluidez a la membrana, una propiedad que influye en los procesos membrana-dependientes: actividad de proteínas que actúan como receptores o enzimas, paso selectivo de moléculas a los espacios celulares y en el caso de la mitocondria, procesos de generación de energía.

El mantenimiento funcional de la bicapa lipídica de las membranas precisa de una constante renovación de los fosfolípidos, a través de su constante síntesis y catabolismo.

El equilibrio entre síntesis y catabolismo fosfolipídico se deteriora con la edad dando lugar a la aparición de desórdenes neurológicos edad-dependientes. El incremento de la síntesis de fosfolípidos a través de la administración de precursores tiene acción neuroprotectora.

El mantenimiento de la síntesis de fosfatidilcolina a través de un incremento en plasma de los niveles de UMP se ha demostrado eficaz en el mantenimiento de la adecuada síntesis de los fosfolípidos de membrana contribuyendo a la homeostasis celular y mitocondrial.

El adecuado nivel de NAD intracelular, de la homeostasis energética mitocondrial y de la funcionalidad de la membrana son procesos que permiten la respuesta celular adecuada frente a demandas de alta energía en el esfuerzo exhaustivo, estrés o procesos degenerativos.

NAD es el combustible metabólico de nuestro sistema nervioso, pero también es uno de los cofactores más importantes en la salud del sistema inmunológico. Los niveles de NAD bajan a medida que envejecemos. NAD puede fortalecer el sistema inmunológico fundamental en la defensa de nuestra salud.

Area Privada

Solo para usuario autorizados