Los alérgenos alimentarios

La mayoría de las personas podemos comer todo tipo de alimentos sin ningún problema más que los gustos propios de cada uno de nosotros. Sin embargo, hay personas que presentan alergia a determinados alimentos y que deben ser muy cuidadosas con su alimentación. La incidencia de estas alergias es elevada, cada año se dan miles de casos de alergias alimentarias siendo algunas de ellas muy graves. Se estima que en Europa hay 17 millones de personas con alergias a alimentos, lo que supone un 3.5% de la población, aunque esta cifra está creciendo.

¿Qué es una alergia alimentaria?

Una alergia alimentaria consiste en una respuesta alterada de nuestro organismo a una sustancia de algún alimento, que se denomina alérgeno, que por sí misma es inofensiva. El sistema inmunitario identifica de manera errónea a este alimento o sustancia y crea un mecanismo de defensa en su contra que se vuelve dañino. Con la siguiente exposición al alimento, se liberará sustancias químicas como la histamina que provocan los síntomas de la alergia.

Pese a que la mayor parte de las alergias alimentarias provocan síntomas leves, algunas de ellas pueden ser graves e incluso poner en riesgo la vida de las personas. Dado que las alergias alimentarias no tienen cura, la única solución radica en evitar escrupulosamente todo tipo de contacto con los alérgenos que la provocan.

También es importante saber reconocer los síntomas, que pueden ser tan variados como: picor, lagrimeo, inflamación, enrojecimiento, vómitos, dificultad respiratoria, opresión en el tórax entre muchos otros.

¿Cuáles son los alimentos que causan más alergias?

Principales alérgenos alimentarios

Los alimentos que más alergias alimentarias causan son los siguientes:

  • Leche
  • Huevos
  • Soja
  • Trigo
  • Crustáceos
  • Frutas
  • Cacahuetes y frutos secos

¿Cómo buscar los alérgenos en las etiquetas de los alimentos?

Dado que es importante evitar a toda costa el contacto con el alérgeno, se ha elaborado una legislación específica para el etiquetado e identificación de los productos y sustancias alergénicas más comunes para poder prevenir a los consumidores. Es por ello que las personas con alergias alimentarias deben leer de manera exhaustiva las etiquetas de los productos que van a consumir.

El Reglamento (UE) nª 1169/2011 del Parlamento Europeo y del Consejo de 25 de Octubre de 2011 sobre la información alimentaria facilitada al consumidor, es la regulación que fija la información que debe incluirse en el etiquetado de los productos, y en el que se especifica la denominación de los alérgenos.

En los alimentos envasados y en los complementos alimenticios dicha información debe aparecer en la lista de ingredientes, destacándose del resto de ingredientes claramente por ejemplo indicándose en negrita o itálica. Por ejemplo, el producto Joint Plus de Myprotein declara la siguiente lista de componentes:

Clorhidrato de Glucosamina, Rosa Mosqueta en Polvo, Agentes de Carga (Fosfato de Calcio, Celulosa Microcristalina), Sulfato de Condroitina, Metilsulfonilmetano, Celadrin en Polvo, Extracto de Hoja de Olivo, Extracto de Curcumina, Ácido Hialurónico (Soja), Agente Antiapelmazante (Estearato de Magnesio).

Alérgenos: para alérgenos, ver la lista de ingredientes en negrita

Si la lista no existe, idealmente debe indicarse en el envase como “Contiene” seguido del alérgeno, por ejemplo: Contiene soja.

Importante para los alérgicos: leer las etiquetas

Por tanto, las personas alérgicas deben informarse y tomar conciencia de la importancia de la revisión del etiquetado antes de consumir un producto. Labelic permite hacer consultas rápidas de alérgenos de los complementos alimenticios y alimentos que certifica y revisa. Un paso más para la seguridad y la calidad de la información al consumidor.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Labelic
Comparar artículos
  • Sueño (0)
  • Hidratación (0)
  • Articulaciones (0)
Comparar